La inteligencia artificial, aliada de los elefantes