Zahara de de la Sierra, las casas encaladas que vencieron a la peste y ahora al coronavirus