La nueva normalidad pone fin a los silencios incómodos con el vecino en el ascensor