El COVID-19 no frena al amor: una pareja de ancianos tiene una cita diaria en la frontera Dinamarca-Alemania