Ramón, curado con 86 años gracias a una máscara de buceo