Los gordos pagan más por estropear las sillas