Las terrazas se adueñan de las aceras y los vecinos se quejan