La Roja regresa a la cuna de su Mundial