Ataque terrorista de Londres: ocho minutos que parecen una eternidad