Cadena perpetua para el inventor que asesinó a la periodista Kim Wall en su submarino