El Tribunal Supremo de EEUU reafirma el derecho a poseer armas