La activista Sultana Khaya, agredida por agentes marroquíes