Las maletas de los sospechosos del asesinato de Khashoggi contenían tijeras, jeringuillas y desfibriladores