Australia, al borde de una crisis humanitaria: los alimentos, el combustible y el agua se agotan