El autor de la matanza de Pittsburgh tenía licencia para usar armas de fuego