Las autoridades kirguises disuelven una nueva protesta instigada por el presidente derrocado