Una ballena varada en el río Támesis para sorpresa de los londinenses