Los bomberos alemanes, las otras víctimas de las lluvias torrenciales