Brutal abuso policial en EEUU contra una niña de 11 años que no paraba de llorar