El padre del calentamiento global espera que la Cumbre de Copenhague fracase