Las cataratas del Niágara, heladas: por qué no se pueden congelar completamente