China comienza a notar los efectos económicos por el coronavirus: cae el sector servicios a su mínimo histórico