Cirujanos y enfermeras arriesgan sus vidas para completar una operación en un hospital en llamas