Los ciudadanos parisinos, rotos de dolor y consternados por el incendio en Notre Dame