Colombia trata de borrar los vestigios de su pasado vinculado a Pablo Escobar y derriba una de sus edificios