La Organización Mundial de la Salud, a punto de declarar la emergencia internacional por el coronavirus