Un sacerdote portugués recorre las calles rezando por altavoces