Trump no acepta su derrota y organiza un ejército de 8.000 abogados para impugnar las elecciones