Meghan Markle y el príncipe Harry, ovacionados en su penúltima aparición como miembros de la corona británica