Laura Sanz, la toledana fallecida en la explosión de París, pasaba un fin de semana junto a su marido