El huracán Florence pierde fuerza pero mantiene su capacidad devastadora