Una fotografía y la movilización social cambian la vida de Mustafá y su padre: la familia siria será acogida en Italia