Los gritos de dolor en pleno vuelo de Alexéi Navalny, el opositor ruso presuntamente envenenado