El hombre gato feminicida contesta a las preguntas con maullidos en el juicio más surrealista de la historia