California, en estado de emergencia tras un destructor terremoto de 6,4 grados