Los incendios de Australia, provocados por el cambio climático