Los incendios en Australia arrasan más de 10 millones de hectáreas, el equivalente a la superficie de Portugal