Estado de emergencia en Grecia, consumida por las llamas y la tragedia