Los Juegos Olímpicos de Tokio se disputarán sin público tras declararse el estado de emergencia