Las lágrimas y el miedo de uno de tantos menores separados de sus padres en la frontera de EEUU