Los londinenses no renuncian a disfrutar del sol al aire libre a pesar de la amenaza por coronavirus