Londres se engalana para recibir al primer hijo del príncipe Harry y Meghan Markle