Trump también rompió la tradición de tener animales en la Casa Blanca