Los manifestantes de Hong Kong, armados con arco y flechas