Melania Trump visita un centro de detención de niños migrantes llevando una chaqueta con un polémico mensaje