El miedo al coronavirus alienta el rechazo hacia los sanitarios en Brasil