El ministro de Sanidad de Reino Unido no puede contener la emoción ante las primeras vacunaciones