Los incendios destruyen el campamento de refugiados de Moria y deja a más de 12.000 personas al raso