Entre calada y calada llega a los 124 años, cigarrillo en mano