La ausencia de Morales y el nuevo Gobierno no apacigua a los bolivianos: hay 10 muertos